El láser se aplica sobre las uñas infectadas y la piel que las rodea, alternando pases horizontales y verticales. El procedimiento se repite varias veces, para que no quede ninguna zona sin tratar. La energía lumínica penetra hasta el lecho de la uña, destruyendo los hongos. La duración media de una sesión es de unos 10-15 minutos, dependiendo de la cantidad de dedos afectados.

El tratamiento es indoloro, sencillo, rápido, eficaz y sin efectos secundarios.


HAGA CLICK AQUÍ Y LE LLAMAMOS GRATIS  o  ENVÍENOS SU CONSULTA

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted